L’espace de moutarde

img004

Una bona mostassa és com l’entrada a una casa. Com construir el llindar que et fa cambiar d’indret. Fa que te n’adonis de les espècies d’espais i et fa cataloga el lloc on has decidit seure i demanar alguna cosa.  En aquell precís moment en que notes l’amarg, el picant, el salat, l’incatalogable sabor de la mostassa, saps que definitivament has obert una porta.

I quan parlo de llindar i d’espai, parlo de Zumthor. I parlo de l’importància de l’aquitectura i del seu confort psicològic. I parlo indublatblement d’aquest fragment: ” Apoyemos la mano en la manecilla y abramos la puerta. Fría, cálida, adaptable o extraña: Es el primer contacto. En muchas ocasiones, esta breve conexión será la única relación táctil que se tendrá con el edificio. Empujamos el peso, sentimos el grueso de los muros del edificio que se cierran encima de nuestro atravesar el umbral; nos detenemos mientras los ojos se adaptan a la penumbra interior, y sentimos en las mejillas el cese del viento y el cambio de temperatura. el acto de traspasar una puerta extraña una de las más ricas experiencias arquitectónicas”

_ Ma del Mar Tomás Cascallo

Bulimia iconográfica

imgm

imgmm

._._..

En pleno dia bipolar, de cabeza en una montaña rusa de sentimientos opuestos, día de esos ideales para dispararme en una rodilla y convaleciente reírme de mi misma delante de un espejo. Con bulimia iconográfica y pesimismo patológico, tengo una bomba instalada en el córtex pre-frontal y aullo, no como un lobo a la luna, como una ballena encallada dentro de un reloj de arena. Trotando entre la rutina y el libertinaje, sinsentido, sinrazón, entre la orilla y el mar.

21 Febrero 21013

Bienvenido Mister Marshall

cangrejo americano

La aurora de Nueva York tiene
cuatro columnas de cieno
y un huracán de negras palomas
que chapotean las aguas podridas.

La aurora de Nueva York gime
por las inmensas escaleras
buscando entre las aristas
nardos de angustia dibujada.

La aurora llega y nadie la recibe en su boca
porque allí no hay mañana ni esperanza posible:
a veces las monedas en enjambres furiosos
taladran y devoran abandonados niños.

Los primeros que salen comprenden con sus huesos
que no habrá paraísos ni amores deshojados;
saben que van al cieno de números y leyes,
a los juegos sin arte, a sudores sin fruto.

La luz es sepultada por cadenas y ruidos
en impúdico reto de ciencia sin raíces.
por los barrios hay gentes que vacilan insomnes
como recién salidas de un naufragio de sangre.

_Federico García Lorca

La mística del viatge

…_

Potser el secret és que no hi ha secret i aquest camí l’hem fet tantes vegades que ja ningú no se’n sorprèn; potser caldría que trenquessim la rutina fent algunt gest desmesurat, alguna sublimitat que capgirés la història.

Potser, també, del poc que tenim ara no sabem fer-ne l’ús que cal; qui sap.

Pau citant a Miquel Martí Pol

I veig com aquestes muntanyes s’allunyen en la boira d’una ciutat inmensa

_…