L’espace de moutarde

img004

Una bona mostassa és com l’entrada a una casa. Com construir el llindar que et fa cambiar d’indret. Fa que te n’adonis de les espècies d’espais i et fa cataloga el lloc on has decidit seure i demanar alguna cosa.  En aquell precís moment en que notes l’amarg, el picant, el salat, l’incatalogable sabor de la mostassa, saps que definitivament has obert una porta.

I quan parlo de llindar i d’espai, parlo de Zumthor. I parlo de l’importància de l’aquitectura i del seu confort psicològic. I parlo indublatblement d’aquest fragment: ” Apoyemos la mano en la manecilla y abramos la puerta. Fría, cálida, adaptable o extraña: Es el primer contacto. En muchas ocasiones, esta breve conexión será la única relación táctil que se tendrá con el edificio. Empujamos el peso, sentimos el grueso de los muros del edificio que se cierran encima de nuestro atravesar el umbral; nos detenemos mientras los ojos se adaptan a la penumbra interior, y sentimos en las mejillas el cese del viento y el cambio de temperatura. el acto de traspasar una puerta extraña una de las más ricas experiencias arquitectónicas”

_ Ma del Mar Tomás Cascallo